Una breve inmersión en la era Art Déco

Aunque la era que ahora llamamos "Art-Déco" ya lleva un siglo atrás, su impacto en una amplia gama de temas, desde la moda hasta la arquitectura, se puede sentir hasta el día de hoy. Al traer una sensación de nuevo orden y artesanía a un mundo marcado por la guerra y la enfermedad, el período se destaca como un oasis de paz y prosperidad entre la belicosidad salvaje y la ruina económica al traer una sensación de democratización al campo del arte, al no sólo restringir las formas geométricas y la rica decoración a los conceptos clásicos del arte como las esculturas y la literatura, sino también abrazar plenamente la estética recientemente incorporada en todos los campos de la vida cotidiana, convirtiendo objetos que antes eran simples, como muebles y, por supuesto, relojes, en obras de arte.

Art-Déco-Interior-Design-Zurichberg

Art Déco se caracteriza por su énfasis en la simplicidad y las formas geométricas. Fue una reacción a los excesos del movimiento Art Nouveau que lo precedió, que enfatizaba las formas orgánicas y las decoraciones elaboradas. El Art Déco, por otro lado, celebró la era de las máquinas y el progreso industrial incorporando materiales modernos como el acero, el aluminio y los plásticos. Presentaba líneas limpias, formas estilizadas y un uso audaz del color, combinando la maquinaria industrializada refinada en años de guerra y décadas anteriores de tensa lucha por el crecimiento entre las naciones con el esfuerzo aparentemente ilimitado por distinguirse de los pecados de los antepasados. Estas características, que transformaron las sociedades en medio de una tormenta a medida que el otrora rígido orden mundial parecía ceder, encontraron su camino en el diseño de los relojes, que se volvieron más angulares, con formas rectangulares o hexagonales, y menos ornamentados, alcanzando el estrecho equilibrio entre el adorno desenfrenado y y un simplismo francamente embrutecedor, reuniendo así a los adversarios tan opuestos de la producción en masa simplificada y la más tímida atención infinita al detalle.

Jaeger-LeCoultre-Reverso-Art-Déco-Zurichberg

Personalidades destacadas desempeñaron un papel importante en la configuración de la era Art Déco. Raymond Templier, por ejemplo, fue un reconocido diseñador de joyas francés que adoptó el estilo Art Déco en su trabajo. Era conocido por su uso de formas geométricas y técnicas innovadoras, como engarzar piedras preciosas al ras de la superficie del metal, formar metal que parece tan rígido en obras de arte en forma de ondas que aparentemente fluyen alrededor de cada obstáculo posible, fusionando una vez más dos conceptos que parecen tan contradictorio y, por tanto, un símbolo de esta época llena de opuestos aparentemente irreconciliables como ningún otro. El relojero italiano Carlo Ferrara fue otra figura influyente, que utilizó diseños Art Déco para crear relojes elegantes y refinados.

Raymond-Templier-Jewellery-Design-Zurichberg

El relojero italiano Carlo Ferrara fue otra figura influyente, que utilizó diseños Art Déco décadas más tarde para crear relojes elegantes y refinados utilizando una separación inicialmente incomprensible para el observador en la esfera que parece una ruptura con el tema subyacente de la reconciliación entre enemigos conspiradores. enemigos de espinas de guerra en ruinas y embelleciendo la simplicidad por igual. Pero, en segundo lugar, el esfuerzo por distanciarse del pasado, cuestionar lo viejo y arraigado y resaltar el papel y el propósito de todos en la sociedad, dando así un toque artístico a los métodos de fabricación cada vez más eficientes en las fábricas en auge y enfatizando en qué se basa la vida próspera.

Carlo-Ferrara-Date-18ct.-Rosé-Gold-Zurichberg

Entre las famosas obras de arte Art Déco se incluye el edificio Chrysler en la ciudad de Nueva York, que presenta una llamativa aguja de acero inspirada en las parrillas de los radiadores de los automóviles de lujo en un intento de capturar el impulso de la industrialización en constante avance. Al injertar la parte superior del edificio con elaboradas ornamentaciones y, por lo tanto, diferenciarlo de las elegantes fachadas, el rascacielos parece alcanzar alturas sin precedentes como punta de lanza para el progreso. Otro ejemplo es el icónico logotipo de Coca-Cola, que fue rediseñado en 1929 utilizando principios Art Déco, incorporando el nombre de la marca en un diseño libertino y cautivando al espectador con sus líneas entrelazadas.

Coca-Cola-Advertisment-1920s-Art-Déco-Zurichberg

En el mundo de los relojes, ningún reloj se relaciona tanto con principios de la década de 1920 como el Cartier Tank, una pieza de la historia que sigue siendo popular hasta el día de hoy. Presenta una forma rectangular simple y líneas limpias, tomando prestada su estructura simple de los tanques que surgieron de la guerra industrializada, sin prácticamente ninguna decoración innecesaria, una distinción simbólica de la mayoría de las otras obras de arte de esta época que puede interpretarse como una crítica silenciosa de un sistema construido sobre la esperanza superficial de un crecimiento sin fin, corriendo así imparable hacia el próximo abismo mientras viene del peor baño de sangre en la historia de la humanidad. Se ha revelado la fea cara de la guerra industrializada, y Louis Cartier no quiso transfigurar esta realidad con adornos que distraigan la atención.

Cartier-Tank-Art-Déco-Zurichberg

Y tal como lo profetizó Louis Cartier una década antes, la era Art Déco tuvo un final repentino en la década de 1930, en parte debido a la depresión económica que siguió al desplome de Wall Street de 1929. La maquinaria del lujo indulgente y el crecimiento que se creía Un sinfín se tragó a todos y dejó atrás una sociedad quemada al borde del colapso a medida que el costo de producir artículos de lujo, como complicados relojes Art Déco, se volvió insostenible para muchos fabricantes, y los diseños más simples se hicieron más populares. Los diseños sencillos como el Cartier Tank prevalecieron y a medida que las tensiones en Europa aumentaron de nuevo y el estallido de la Segunda Guerra Mundial se acercó cada vez más, la gente centró su atención en preocupaciones más prácticas mientras el mundo entero se veía nuevamente envuelto en una sangrienta carnicería entre industrias respaldadas por presupuestos estatales completos.

Great-Depression-Zurichberg

Pero esa estética no se perdió para siempre en los libros de historia, ya que las marcas de relojes han comenzado a revivir el estilo Art Déco en las últimas décadas. Algunos han reeditado diseños clásicos, otros, como el Cartier Tank, siempre se han mantenido en el centro de atención, mientras que otros han creado relojes completamente nuevos que rinden homenaje a los "locos años veinte". Estos relojes suelen presentar cajas rectangulares o hexagonales, líneas limpias y un uso atrevido del color, lo que una vez más induce un espíritu de optimismo en un mercado que comenzó a evitar riesgos cada vez con mayor frecuencia. Sólo podemos esperar que un La retrospección del pasado nos permite encontrar el camino de regreso a diseños innovadores que duran siglos.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.